CRLN en la Frontera: Reporte de la Convergencia de SOA Watch

Este fin de semana pasado, CRLN mandó una delegación de 9 activistas a la Convergencia en la Frontera de SOA Watch en Nogales/Sonora. El grupo incluyó educadores, organizadores, abogados de justicia para migrantes, activistas de solidaridad internacional, y artistas. Participamos en una acción la noche de viernes en el Centro de Detención de Eloy, un de los centros de detención más grande y privado, manejado por la Corporación de Corrección de América (CCA por su sigla en inglés) en Eloy, Arizona. Nos unimos en el muro fronterizo para recordar todas las personas a quienes el militarismo y la violencia estatal les han quitado la vida. Aprendimos de docenas de líderes y organizadores de todo el hemisferio en los talleres del fin de semana e hicimos nuestro propio taller con una asistencia de 40 personas. Abajo encontrarán un resúmen y fotos de los eventos de impacto del fin de semana. Gracias a todxs que nos apoyaron con sus pensamientos, energía, recursos y rezos!

 

Noche de viernes: Pasamos la noche manifestando con cientos de otras personas de todo el país y hemisferio denunciando la violencia militarizada de la patrulla fronteriza y exigiendo un fin a las detenciones y deportaciones. En una demostración de fuerza, cientos de personas marcharon desde el escenario, instalado en un campo cerca, hacia la orilla del centro de detención resguardado por cercas altas y se hizo bastante ruido, gritando, enseñando nuestras luces, deteniendo cientos de velas, para que la gente detenida nos pudiera oír y sentir nuestro apoyo. Entre las muchas consignas poderosas, gritamos a lxs detenidxs, “No están solos! No están solas! You’re not alone! You’re not alone!” Casi el tiempo entero que les gritamos, lxs detenidxs apagaron y encendieron las luces, golpeando a las ventanas, dejándonos saber que se sintieron nuestro apoyo.

 

Sábado: Después de salir del centro de detención, fuimos para Nogales donde nos quedamos hasta el domingo. Marchamos hacia la frontera la mañana del sábado, haciendo un llamado de no al muro de la frontera y la brutalidad de la policía y patrulla fronteriza. La marcha llegó a la frontera y siguió hasta el punto donde Jose Antonio Elena Martínez, un joven de 16 años que caminaba del lado Mexicano de la frontera, fue asesinado por la patrulla fronteriza, con 11 disparos en la espalda. La patrulla fronteriza es la fuerza policíaca más grande del país y ya está entrenando a sus miembros en la Escuela de las Américas.  

 

Después de oír de muchos oradores en el muro durante la mañana de sábado, nuestro grupo regresó al Hotel Americana para los talleres de la tarde. Oímos de docenas de organizaciones resistiendo militarización, encarcelamiento masivo, tratados de libre comercio, privatización de los bienes públicos, y el ataque contra gente de color en este país y por todo el hemisferio.  

 

CRLN colaboró con una otra organización para dar un taller en la noche llamado, “Alliados Blancos: Proceso de Rendición de Cuentas y Curación Juntos,” donde ofrecimos espacio para la gente raza blanco unirse y responder a preguntas enviados por el grupo de Gente de Color que se unió en Tucson durante el sábado por la mañana. La conversación terminó con una lista de compromisos compartidos por los participantes como resultado de la conversación y lo aprendido durante el fin de semana. La lista de compromisos incluyó lo siguiente: “Interrumpir la brutalidad policíaca,” “Leer la declaración política de Vidas Negras Importan,” “Confrontar el racismo donde sea que pasa, dendtro de nuestros mismos y afuera en el mundo,” “Desafíos para salir de la zona de comodidad,” “Relacionar la Supremidad Blanca con todo porque esto se relaciona con todo.”

 

Sábado por la noche hubo un concierto. El escenario que estaba al lado Mexicano conmovió a la gente y le permitió agruparse, celebrar y bailar en ambos lados del muro. El concierto reforzó el poder del arte y organización comunitaria para romper las barreras de una política migratoria basada en la xenófobia y la violenta.

 

Domingo: La mañana del domingo, el grupo de CRLN compartió una última comida, repasamos las partes más poderosas del fin de semana, e hicimos nuestros propios compromisos para el regreso a Illinois. Salimos del desayuno y fuimos al muro de la frontera para la última acción del día donde nuestro grupo participaría. Miles de personas se unieron en ambos lados de la frontera para la consigna de “No Más, No More,” para nombrar a las personas asesinadas por la violencia del imperialismo estadounidense en América Latina y por las políticas inhumanas inactas por la patrulla fronteriza e impuestas a la gente que huye de sus hogares en América Latina. Los “puppetistas” siguieron la letanía con su teatro de calle que nombró las fuerzas de violencia mientras conmemoraron las vidas perdidas y la resistencia continua.

 

Nuestro grupo de CRLN salió temprano en la tarde del domingo para poder llegar a tiempo a nuestros vuelos. Mientras fuimos en camino al aeropuerto, cientos de personas marcharon hacia el retén de la frontera poco al norte de Nogales para exigir el cierre de todos los retenes por todo los EE.UU. El lunes, mientras nuestro grupo llegaba otra vez en casa, gente se juntó en Nogales para el Día del Pueblo Indígena y celebrar la vida de Jose Antonio en el cuarto aniversario de su asesinato por la patrulla fronteriza.  

 

El fin de semana nos ofreció un espacio poderoso de reflección, organización comunitaria, y la construcción de nexos entre nuestros movimientos. Gracias a todxs que nos apoyaron en este viaje con sus pensamientos, energía, recursos, y oraciones. ¡Mantenerse atentos para más reportes y próximos pasos de nuestra delegación!