Comunidad local de líderes religiosos condena las redadas de inmigración, e insta al director local de ICE a desistir del uso de tácticas inhumanas e inmorales contra la comunidad inmigrante

Tan sólo dos días antes de Navidad, el diario Washington Post publicó un artículo que detalla los planes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en ingles) de iniciar  el 2016 con redadas de inmigración, masivas y a nivel nacional. A pesar de la protesta justa e inmediata por los inmigrantes, y por las comunidades de fe, legales y laborales, el 2 de enero varios agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) siguieron adelante con estos planes. Desde entonces varias redadas en todo el país, incluyendo algunas en Illinois, han dado como resultado la detención de al menos 121 inmigrantes. ¡En Chicago, la comunidad religiosa no permanece en silencio!

 

Como respuesta, la Red de Líderes Religiosos de Chicago para Latinoamérica (CRLN), empujo una carta por líderes de fe dirigida al director local de ICE Ricardo Wong. La carta, que obtuvo más de un centenar de firmas, fue firmada por líderes religiosos a través de Illinois, Indiana y Wisconsin, así como varios jefes de denominación. Se enfatizó la función y responsabilidad que el director Wong y sus oficinas tienen en la protección, y no persecución. A pesar de que a nivel nacional el presidente Obama y el DHS pueden y deben actuar para cesar las redadas de inmigración, localmente el Director Ricardo Wong tiene el poder de aliviar el temor que ha abrumado a las comunidades inmigrantes bajo su jurisdicción.

 

"Como líderes religiosos, de diferentes credos y denominaciones," la carta dice: "Estamos consternados por la violencia y el terror que está siendo llevado a las comunidades de inmigrantes en forma de ataques. Estamos unidos en nuestra condenación de redadas pasadas y en curso y la forma en que esta táctica  es utilizada para sembrar miedo y pánico en los corazones de las comunidades de inmigrantes. Agentes armados irrumpen en los hogares y las comunidades de las personas, con frecuencia en violación de los derechos civiles básicos, no solamente es “duro" como lo describió el Secretario Johnson de DHS, es inmoral. Estos ataques demuestran flagrante desprecio por la santidad del hogar, la unidad de la familia y la comunidad, y el bienestar psicológico y emocional de quienes se ven obligados a temer preventivamente y luego ver y soportar tal trauma. "

 

Además de desistir de redadas y otras tácticas que son inductores de trauma, la carta también instó al Director Ricardo Wong para orientar a sus oficinas a tomar medidas que utilizan su poder de discreción con el propósito de alivio, no redadas. La carta dice, "Cuando las solicitudes de asilo han sido denegadas, instamos a su administración a conceder a los inmigrantes y a sus familias la oportunidad de someterse a un proceso de apelación. Además, instamos a su oficina a aprovechar su poder de discreción para otorgar formas de alivio legales, como la suspensión de deportación o acción diferida, a las familias y a los inmigrantes amenazados por la deportación. En todos los casos, le instamos a que se adhieran por las directrices de noviembre de 2014 sobre la discreción procesal para que las acciones positivas de un individuo, incluyendo tener miembros de familia cercana en EE.UU. y la participación positiva dentro las comunidades, puedan ser mayores que los factores que los pone en proceso de deportación.

 

Líderes religiosos de CRLN, miembros de nuestras Congregaciones de Bienvenida a Inmigrantes (IWC por sus siglas en ingles) y varias otras organizaciones basadas en la fe, y entregaron la carta el día jueves, 28 de enero. Aunque la carta demuestra una condenación unida de la comunidad de líderes religiosos hacia las redadas de ICE, esto representa, solo una pieza importante del trabajo que los líderes religiosos y las comunidades deben intensificar, especialmente durante este momento de violencia extrema en contra de la comunidad inmigrante...

 

Para obtener más información acerca de cómo organizar una presentación en su congregación, cómo convertirse en una Congregación de Bienvenida al Inmigrante, o de cómo convertirse en una congregación que ofrece santuario y resiste a las deportaciones injustas, mande un correo electrónico a Lissette Castillo:  lcastillo@crln.org

 

¡Si los hogares de los inmigrantes, lugares de trabajo y comunidades dejan de ser espacios de seguridad y refugio, nuestras congregaciones deben tomar las medidas necesarias para llenar esos vacíos!